Top Ten: Villanos Favoritos

martes, 7 de febrero de 2017

 
   Top Ten Tuesday es una idea original del blog The Broke and the Bookish en la que cada martes se hace una lista especifica de libros o relacionada a ellos.

¡Hola chicos! Espero la estén pasando súper bien. 
Y hoy vamos a hablar de un tema que me tengo ganas de hacer desde hace tiempo.
Este top hablaré de mis villanos favoritos de los libros que leído.
 Desde ya les aviso que pueden haber algunos spoilers aquí. ¡Leer bajo precaución!

Así que vamos a ello. 

1. Jonathan C. Morgenstern (Sebastian), Saga Cazadores de Sombras

 

2. Insidious Humdrum, Carry On

Resultado de imagen para carry on rainbow rowell

3. Presidente Corionalus Snow, Trilogía Los Juegos del Hambre

Reseña: La Última Estrella

lunes, 28 de noviembre de 2016


Titulo: The Last Star
Autor: Rick Yancey
Páginas: 338
Saga: 3/3
Fecha de publicación: 24 de mayo de 2016

Estamos aquí, después nos hemos ido, y eso era verdad antes de que ellos llegaran. Eso siempre ha sido verdad. Los Otros no inventaron la muerte; sólo la han perfeccionado. Dieron un nuevo rostro a la muerte y lo usaron contra nosotros, porque sabían que era la única manera de aplastarnos. El fin no tendrá lugar en cualquier continente o el océano, ni en una montaña o llanura, selva o desierto. Todo terminará donde comenzó, donde había estado desde el principio, en el campo de batalla del último latido de un corazón humano.

Había tratado de retrasar este momento cuanto pude. Pero el momento llegó y debo afrontarlo.
Hace ya unos meses reseñe El Mar  Infinito y tenía pendiente esta reseña. Así que, aunque me cueste encontrar las palabras para expresar lo que siento, aquí vamos.

Asustados, acorralados, pero juntos al fin. Cassie, Evan y los demás se las han arreglado para sobrevivir, mientras se esconden en las ruinas de un viejo hotel abandonado. Sin nada más que ratas para hacerlas de vecinos. Pero el peligro acecha, persistente, como un viejo amigo.  Ahora disponen solo de 96 horas para detener lo que podría significar la victoria final para los Otros: El fin de la humanidad. Un atisbo de esperanza relumbra en la vida de Cassiopea Sullivan y el pelotón 53. Pero es arriesgado. Y se acaban las opciones. Los caminos se abrirán, pero no todos serán seguros. Divisiones, dudas, traiciones, mentiras, miedo, falta de confianza. Todo lo que los llevará a obtener las respuestas que tanto buscan aunque deberán enfrentar aquello a lo que más odian, pero también aquello a lo que más temen.

Nunca lo olvides, Sams. El amor es para siempre. Si no fuera así, no sería amor.
Rick Yancey es sin duda un gran escritor. 
No será perfecto, pero se le asemeja bastante.
La Ultima Estrella retoma la historia poco después del final abrumador del segundo libro. Hacha decide que partir sola en su arriesgada misión es lo mejor, por lo que se separa del grupo. El recién llegado Evan advierte a nuestros personajes del peligro inminente, el endgame: Los Otros se preparan para atacar a la humanidad con una arma diseñada para acabar con ella. Asi pues, comienza el frenesí en el que Cassie, Ben, Evan y los demás se preparan para evitarlo. 

Como en las partes anteriores, el libro está narrado desde varios puntos de vista que se nos proporcionan un mejor balance en la historia y nos ayudan a entender mejor la trama. Como siempre la escritura es ligera y sencilla pero llena de emoción, pasión y sentimiento. Así mismo la historia se divide en secciones cortas, en este caso; días, que nos alientan a seguir leyendo con tal de averiguar que es lo que está sucediendo y hacia donde iremos a parar cuando esto acabe.


Una de las cosas que más entretienen en una historia son, obviamente, los personajes.

Y es poco que decir que Rick entiende esto a la perfección. La manera en la que todos los personajes principales, buenos y malos, se desenvuelven y evolucionan a través de la historia los vuelve de alguna forma, un poco más reales. 
“Tu pasado es lo que eres, Evan.”
Lágrimas cayeron de sus ojos. Era como ver al chocolate derretirse.
“Dios, Cassie, espero que no.”
Cassie, por un lado, sigue siendo esa chica obstinada que esta dispuesta a todo por proteger a quienes ama. Sin embargo a lo largo de la historia la vemos madurar y hacerse consciente de sus actos y las repercusiones que estos tienen. Cassie es un personaje con el que puedes contar para arrancarte una sonrisa.

Evan, como dije en la reseña de El Mar Infinito, me parece una mezcla entre distante, callado, reservado y el Evan dulce, tierno, protector que conocimos en la La Quinta Ola con la adición de que en esta ocasión conocemos a un Evan vulnerable.  Sin embargo a diferencia del Evan extraviado de la segunda entrega, siento que éste más que perdido simplemente está abrumado. Hay muchas cosas que tiene que afrontar y no le será fácil. Sin embargo he de decir, que al final he recobrado el amor que le tenía. 
Él era el corazón de un cazador que no tenía corazón para matar. En su diario ella había escrito, "Yo soy la humanidad" y algo en esas tres palabras lo dividió en dos. Ella era la efímera, un día aquí y luego se iba. Ella era la última estrella, ardiendo brillante en un ilimitado mar de oscuridad. 
Hacha, por otro lado, sigue sin caerme muy bien. Como dije antes, Hacha es un buen personaje pero yo no la soporto. Tendré que decir que si en algun caso, ha terminado por caerme peor que en libros anteriores. Sin embargo, admiro su fuerza, su determinación y su valentía. A pesar de todo, Hacha haría lo que sea por proteger a sus amigos. 


Ben, tendré que decir, me sorprendió en este libro. Creo que puedo decir que hubieron momentos en los que vi a Benjami Parish, tal y como Cassie lo describía antes de la invasión y he de decir que eso me ha encantado. Al igual que Evan, Ben tiene muchas batallas internas y trata de seguir adelante a pesar de la culpa que se cierne sobre el a menudo. Y también vi a Ben más calculador, más inteligente pero al mismo tiempo, más normal, por así decirlo. Siento que en este Ben queda muy poco de lo que alguna vez fue Zombie. 

“La música es universal, como las matemáticas. ¿Puedes cantarme una canción? Cántame una canción extraterrestre, Evan.”
Hay un cierto detalle sobre Yancey que admiro mucho: la atención que le da a los pequeños detalles. Quiero decir, sí, cualquier historia en sí es esencialmente la suma de todas sus partes. Y talvez algunas sean más importantes que otras. Pero con Yancey es diferente. Con él, son esos pequeños detalles durante la trama los que realmente marcan la diferencia. No solamente detalles como lo real que son sus personajes (Cassie, por ejemplo), o como mantiene el hilo de cosas que parecieran no importantes al principio pero en su llegado momento toman el rol principal en la obra. Me gusta mucho la forma en la que el autor juega con las palabras, con las frases  y las vuelve más que simples cadenas de letras.

Por otro lado, las relaciones entre personajes son un punto focal en esta historia. Ya sea de amor, amistad, compañerismos, las interacciones entre los personajes son una de las cosas que más he amado de este libro. Además de ver la forma en la que los personajes se afectan el uno al otro durante todo el libro, vemos también los valores que Rick quiso plantear con sus historias. Un detalle que deja ver la humanidad de los personajes, o en algunos casos, la falta de ella. Así mismo, las relaciones amorosas son un tema clave y que Rick ha sabido siempre maneja muy bien. Nunca es muy cursi o meloso pero tampoco se siente frío o forzado. Personalmente, la relacion de Evan & Cassie fue algo que disfrute mucho. 
 "Esto era. La cosa entre nosotros, el vínculo inquebrantable entre el amor y el miedo. Evan es el amor; Yo soy el miedo."
Durante toda la lectura intente imaginarme como sería el final. Me lo formulaba de una y mil maneras y me moría de las ansias de saber cual sería. Sin embargo, cerca del final, se hizo bastante obvio: Esta saga no es lugar para finales de cuentos de hadas. No diré mentiras acerca de cuanto me gusto el final. La verdad es que es un final con el que no estoy contenta. Pero un final digno de la historia, cierra todas la incógnitas y las tramas que se nos fueron presentando a lo largo de la trilogía y creo que eso es más importante que hacer un gran final impactante solamente por sorprender a los lectores.  

En pocas palabras, creo que Rick supo culminar su historia y hacerlo a al altura de mis expectativas, con sus tramas emocionantes, llenas de acción, que te dejaran con la duda persistente de saber que pasará después. No es un libro perfecto, pero es más que bueno. Voy a extrañar mucho esta historia y se quedará en mi mente y mi corazón como una de las trilogías que más he amado. 
 "Pero soy más que esto. Soy todos los que ellos recuerdan, los que amaron, los que conocían y todos los que alguna vez escucharon mencionar. ¿Cuantos están contenidos en mi? Cuenta las estrellas. Sigue, enumera los granos de arena. Eso soy yo. Soy la humanidad."
La Ultima Estrella es el cierre adecuado para esta trilogia. Un libro intrigante, lleno de acción, de  violencia, de valentía y de la esencia de una humanidad que pelea para no sucumbir, con un final bien hecho. Sin duda un libro que se quedará en tu mente por mucho tiempo.


Puntuación: 


Esto es todo por ahora. 
¿Ya lo leíste? ¿Que te pareció? ¿Planeas leerlo? Déjamelo en los comentarios. 


Nos leemos la próxima.
Un beso,

Esther. 


Frases Buscando a Alaska

sábado, 26 de noviembre de 2016

Hola chicos.
Hoy les traigo de nuevo mi sección de FRASES.

Y esta vez traigo unas frases que me han encantado, Buscando A Alaska de John Green.




Título: Buscando a Alaska
Título Original: Looking for Alaska
Autor: John Green
Editorial: Nube de Tinta
Páginas: 304

ISBN: 9788415594444


Antes: Miles ve cómo su vida transcurre sin emoción alguna. Su obsesión con memorizar las últimas palabras de personajes ilustres lo lleva a querer encontrar su Gran Quizá (como dijo François Rebelais justo antes de morir). Decide mudarse a Culver Creek, un internado fuera de lo común, donde disfrutará por primera vez de la libertad y conocerá a Alaska Young. La preciosa, descarada, fascinante y auto destructiva Alaska arrastrará a Miles a su mundo, lo empujará hacia el Gran Quizá y le robará el corazón... 


Después: Nada volverá a ser lo mismo.

Las personas fueron hechas para ser amadas. Las cosas fueron hechas para ser usadas. El problema de la humanidad es que que estamos amando a las cosas y usando a las personas.

Te pasas toda la vida encerrado en el laberinto pensando en como vas ha escapar de ahí y lo fabuloso que será; imaginar ese futuro te mantiene con vida, pero nunca escapas. Solo utilizas el futuro para escapar del presente" 

Si las personas fueran lluvia, yo sería llovizna y ella, un huracán.

Voy a verter esta cubeta de agua sobre las llamas del infierno: luego usaré esta antorcha para quemar las puertas del paraíso para que la gente no ame a Dios por desear el cielo ni por temor al infierno, sino porque es Dios.

Los recuerdos también se deshacen. Y luego no te queda nada, ni siquiera un fantasma, tan solo su sombra.

Las últimas palabras de Thomas Alva Edison fueron: «Es muy hermoso allá». No sé dónde queda allá, pero creo que es en alguna parte, y espero que sea hermoso.


¿Cuánto dura un instante? ¿Un segundo? ¿Diez?

¡Dios mio!, no quiero ser una de esas personas que se sientan y hablan de lo que van a hacer. Simplemente voy a hacerlo. Imaginar el futuro es una especie de nostalgia.

Somos tan indestructibles como queramos serlo.

La «vida después de la vida» es solo algo que inventamos para rebajar el dolor de la pérdida, para volver soportable nuestro tiempo en el laberinto.

Creo que somos tan grandes como las sumas de nuestras partes.

Yo nací en el laberinto de Bolívar y, por ende, debo creer en la esperanza del Gran Quizá de Rabelais.



¡Y BUENO, ESO ES TODO! 
Realmente hay más, pero estas son las justas que quería poner. 

¿Cual ha sido su favorita? Asegúrate de bajar y comentarla.  ¿Tienen una que les guste que no este aquí? ¡Ponla aquí debajo! 


Nos leemos en la proxima.
Besos, 
Esther. 

Reseña: Buscando a Alaska

lunes, 21 de noviembre de 2016

¡Hola chicos! ¿Cómo están?


Título: Buscando a Alaska
Título Original: Looking for Alaska
Autor: John Green
Editorial: Nube de Tinta
Páginas: 304

ISBN: 9788415594444


Antes: Miles ve cómo su vida transcurre sin emoción alguna. Su obsesión con memorizar las últimas palabras de personajes ilustres lo lleva a querer encontrar su Gran Quizá (como dijo François Rebelais justo antes de morir). Decide mudarse a Culver Creek, un internado fuera de lo común, donde disfrutará por primera vez de la libertad y conocerá a Alaska Young. La preciosa, descarada, fascinante y autodestructiva Alaska arrastrará a Miles a su mundo, lo empujará hacia el Gran Quizá y le robará el corazón...

Después: Nada volverá a ser lo mismo.




Empecemos por el principio. Este no es solo otro libro más de Green, tal cual. Sino que se trata de la obra literaria con la que este aclamado y famoso autor comenzó su carrera en el mundo de las letras. Por lo tanto traté de obviar el hecho de cuan diferente me pareció la escritura (ojo, no la historia ni como te lo cuenta si no como está escrita), comparada a sus más recientes obras.


Buscando a Alaska es la historia de Miles Halter. Un chaval como cualquier otro que curiosamente disfruta de leer biografías de gente famosa y memorizar sus últimas palabras. Entonces las palabras pre muerte del humanista francés François Rabelais “Voy en busca de un gran quizás” alteran algo en Miles, que dejará su vida aburrida y monótona en Florida atrás para mudarse a un internado en Alabama, a cursar el decimo primer año de secundaria. Es allí donde conoce a personas que cambiarán el rumbo de su vida para siempre como  su compañero de cuarto, Chip Martin, más conocido como “El Coronel” y su vecina, hermosa y misteriosa, Alaska Young. Juntos, Miles, ahora apodado Gordo, El Coronel, Alaska y sus amigos Lara y Takumi disfrutarán de un viaje lleno de alcohol, cigarrillos y preguntas demasiado profundas para comprender, que marcará un antes y un después en ellos.   
"Te pasas toda la vida encerrado en el laberinto pensando en como vas ha escapar de ahí y lo fabuloso que será; imaginar ese futuro te mantiene con vida, pero nunca escapas. Solo utilizas el futuro para escapar del presente" 

Lo que más he disfrutado del libro es ese pequeño toque de como está compuesta la historia. En un antes y un después. Algo que sin dudas es un detalle que aprecié. Sin embargo, el acontecimiento que marcaba las dos etapas me pareció tan apresurado que no tuve tiempo de analizarlo a fondo. Y decir que lo que sucedió después fue mi parte favorita, sería quitarle merito.

Los personajes como tal, por otro lado, fueron algo que amé y que odié al mismo tiempo. Amé la simplicidad de Miles y sus pasatiempos, sus obsesiones y sus ideas. Fue algo que lo hizo sentir mucho más completo como persona. El Coronel por otro lado es de esos personajes que están ahí y no puedes ignorar, no puedes pretender que son nada más otra parte de la historia, porque ellos se hacen notar con solo su presencia. Personalmente, amé a El Coronel. 
"Si las personas fueran lluvia, yo sería llovizna y ella, un huracán.
Luego entra la parte sobre la que no estoy tan emocionada. Alaska Young. Verán, el asunto aquí no es que piense que Alaska es un personaje sin matices o llano. El problema es que yo vi el potencial en Alaska, el potencial de destacarse por sobre los demás en la novela, pero de alguna manera quedo atrapada en medio de un intento, reduciéndola casi a una chica estereotipada. Se que muchos no estarán de acuerdo con lo que acabo de decir, y lo respeto. Pero yo no digo que Alaska sea un mal personaje. Es solo que siento que la oportunidad estuvo ahí, y se desperdició. Es como si no hubiéramos conocido nunca realmente quien era Alaska bajo la máscara que se esforzaba tanto por mantener. 

Mi más grande problema (tal vez hasta el único) con este libro no es la historia, ni el desenlace, ni la simplicidad con la que se nos reveló (en su momento) el gran "climáx" de la historia. El problema es que me sentí todo el tiempo ajena a la historia, más que nada por que la historia la contaba Miles y su historia giraba casi siempre en torno a Alaska y su forma de ver las cosas discrepa mucho de lo en mi opinión el autor plasmó en su escrito. La cosa es que Miles cayó en ese estereotipo de chico que se enamora de un fantasía, de algo irreal. Pero peor que eso, de un fantasma creado de una ilusión de la realidad. Así sentí yo a la Alaska de la que Miles se enamoró. Una Alaska que existía solo en su mente y difería mucho de la verdadera. 


– Voy a verter esta cubeta de agua sobre las llamas del invierno: luego usaré esta antorcha para quemar las puertas del paraíso para que la gente no ame a Dios por desear el cielo ni por temor al infierno, sino porque es Dios”.

Ahora, contrario a lo que parezca, yo disfrute el libro, pero no lo considero la joya de literatura que muchos han profesado que es. Es un libro divertido, si. Interesante, un poco. 
Un absoluto necesario leer antes de morir, no. 
El libro es ligero y fácil de digerir la mayoría del tiempo excepto cuando Miles se pasaba miles de paginas idolatrando una chica irreal. 

Pero algo que sinceramente no me gustó para nada fue como se perdió el gran objetivo por el que Miles inició todo en primer lugar. "El Gran Quizá". En alguna parte, se quedó cegado y escondido bajo la sombra que los cigarros, el alcohol y el sexo proporcionaron para Miles. Habrán quienes digan que la historia en sí fuera la gran aventura que él buscaba, pero yo prefiero pensar que Miles se merecía algo mejor. 


Los recuerdos también se deshacen. Y luego no te queda nada, ni siquiera un fantasma, tan solo su sombra.


Por ultimo, algo que destacaré (aunque no hablaré del final) es que si algo me proporcionado este libro son las asombrosas frases que de vez en cuando salían de la nada en los momentos indicados. Frases que resumen tanto es pocas palabras y que realmente dan la talla del autor que las escribió. 

Buscando a Alaska es un libro para pasar el rato. Un libro rápido y fácil de leer. Que te hará cuestionarte un par de cosas y te dejará con algunas dudas. 

Mi puntuación: 



Esto es todo por ahora. 
¿Ya lo leíste? ¿Que te pareció? ¿Planeas leerlo? Déjamelo en los comentarios. 


Nos leemos la próxima.
Un beso,

Esther.