Reseña: Buscando a Alaska

lunes, 21 de noviembre de 2016

¡Hola chicos! ¿Cómo están?


Título: Buscando a Alaska
Título Original: Looking for Alaska
Autor: John Green
Editorial: Nube de Tinta
Páginas: 304

ISBN: 9788415594444


Antes: Miles ve cómo su vida transcurre sin emoción alguna. Su obsesión con memorizar las últimas palabras de personajes ilustres lo lleva a querer encontrar su Gran Quizá (como dijo François Rebelais justo antes de morir). Decide mudarse a Culver Creek, un internado fuera de lo común, donde disfrutará por primera vez de la libertad y conocerá a Alaska Young. La preciosa, descarada, fascinante y autodestructiva Alaska arrastrará a Miles a su mundo, lo empujará hacia el Gran Quizá y le robará el corazón...

Después: Nada volverá a ser lo mismo.




Empecemos por el principio. Este no es solo otro libro más de Green, tal cual. Sino que se trata de la obra literaria con la que este aclamado y famoso autor comenzó su carrera en el mundo de las letras. Por lo tanto traté de obviar el hecho de cuan diferente me pareció la escritura (ojo, no la historia ni como te lo cuenta si no como está escrita), comparada a sus más recientes obras.


Buscando a Alaska es la historia de Miles Halter. Un chaval como cualquier otro que curiosamente disfruta de leer biografías de gente famosa y memorizar sus últimas palabras. Entonces las palabras pre muerte del humanista francés François Rabelais “Voy en busca de un gran quizás” alteran algo en Miles, que dejará su vida aburrida y monótona en Florida atrás para mudarse a un internado en Alabama, a cursar el decimo primer año de secundaria. Es allí donde conoce a personas que cambiarán el rumbo de su vida para siempre como  su compañero de cuarto, Chip Martin, más conocido como “El Coronel” y su vecina, hermosa y misteriosa, Alaska Young. Juntos, Miles, ahora apodado Gordo, El Coronel, Alaska y sus amigos Lara y Takumi disfrutarán de un viaje lleno de alcohol, cigarrillos y preguntas demasiado profundas para comprender, que marcará un antes y un después en ellos.   
"Te pasas toda la vida encerrado en el laberinto pensando en como vas ha escapar de ahí y lo fabuloso que será; imaginar ese futuro te mantiene con vida, pero nunca escapas. Solo utilizas el futuro para escapar del presente" 

Lo que más he disfrutado del libro es ese pequeño toque de como está compuesta la historia. En un antes y un después. Algo que sin dudas es un detalle que aprecié. Sin embargo, el acontecimiento que marcaba las dos etapas me pareció tan apresurado que no tuve tiempo de analizarlo a fondo. Y decir que lo que sucedió después fue mi parte favorita, sería quitarle merito.

Los personajes como tal, por otro lado, fueron algo que amé y que odié al mismo tiempo. Amé la simplicidad de Miles y sus pasatiempos, sus obsesiones y sus ideas. Fue algo que lo hizo sentir mucho más completo como persona. El Coronel por otro lado es de esos personajes que están ahí y no puedes ignorar, no puedes pretender que son nada más otra parte de la historia, porque ellos se hacen notar con solo su presencia. Personalmente, amé a El Coronel. 
"Si las personas fueran lluvia, yo sería llovizna y ella, un huracán.
Luego entra la parte sobre la que no estoy tan emocionada. Alaska Young. Verán, el asunto aquí no es que piense que Alaska es un personaje sin matices o llano. El problema es que yo vi el potencial en Alaska, el potencial de destacarse por sobre los demás en la novela, pero de alguna manera quedo atrapada en medio de un intento, reduciéndola casi a una chica estereotipada. Se que muchos no estarán de acuerdo con lo que acabo de decir, y lo respeto. Pero yo no digo que Alaska sea un mal personaje. Es solo que siento que la oportunidad estuvo ahí, y se desperdició. Es como si no hubiéramos conocido nunca realmente quien era Alaska bajo la máscara que se esforzaba tanto por mantener. 

Mi más grande problema (tal vez hasta el único) con este libro no es la historia, ni el desenlace, ni la simplicidad con la que se nos reveló (en su momento) el gran "climáx" de la historia. El problema es que me sentí todo el tiempo ajena a la historia, más que nada por que la historia la contaba Miles y su historia giraba casi siempre en torno a Alaska y su forma de ver las cosas discrepa mucho de lo en mi opinión el autor plasmó en su escrito. La cosa es que Miles cayó en ese estereotipo de chico que se enamora de un fantasía, de algo irreal. Pero peor que eso, de un fantasma creado de una ilusión de la realidad. Así sentí yo a la Alaska de la que Miles se enamoró. Una Alaska que existía solo en su mente y difería mucho de la verdadera. 


– Voy a verter esta cubeta de agua sobre las llamas del invierno: luego usaré esta antorcha para quemar las puertas del paraíso para que la gente no ame a Dios por desear el cielo ni por temor al infierno, sino porque es Dios”.

Ahora, contrario a lo que parezca, yo disfrute el libro, pero no lo considero la joya de literatura que muchos han profesado que es. Es un libro divertido, si. Interesante, un poco. 
Un absoluto necesario leer antes de morir, no. 
El libro es ligero y fácil de digerir la mayoría del tiempo excepto cuando Miles se pasaba miles de paginas idolatrando una chica irreal. 

Pero algo que sinceramente no me gustó para nada fue como se perdió el gran objetivo por el que Miles inició todo en primer lugar. "El Gran Quizá". En alguna parte, se quedó cegado y escondido bajo la sombra que los cigarros, el alcohol y el sexo proporcionaron para Miles. Habrán quienes digan que la historia en sí fuera la gran aventura que él buscaba, pero yo prefiero pensar que Miles se merecía algo mejor. 


Los recuerdos también se deshacen. Y luego no te queda nada, ni siquiera un fantasma, tan solo su sombra.


Por ultimo, algo que destacaré (aunque no hablaré del final) es que si algo me proporcionado este libro son las asombrosas frases que de vez en cuando salían de la nada en los momentos indicados. Frases que resumen tanto es pocas palabras y que realmente dan la talla del autor que las escribió. 

Buscando a Alaska es un libro para pasar el rato. Un libro rápido y fácil de leer. Que te hará cuestionarte un par de cosas y te dejará con algunas dudas. 

Mi puntuación: 



Esto es todo por ahora. 
¿Ya lo leíste? ¿Que te pareció? ¿Planeas leerlo? Déjamelo en los comentarios. 


Nos leemos la próxima.
Un beso,

Esther. 

3 comentarios:

  1. ¡Hola!

    En lo personal y a pesar de las reseñas positivas que he encontrado acerca de los libros de John Green, este autor simplemente no me llama. Hace tiempo intenté leer Ciudades de papel y lo dejé a la mitad y lo mismo me sucedió con Bajo la misma estrella. Tal vez en un futuro cuando no tenga nada que hacer y con un poco más de paciencia me los lea.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Hooola!
    Pues con John Green me pasa algo curioso, Bajo la misma Estrella me encantó, pero sus demás libros no han llegado a gustarme demasiado. Sin embargo, Buscando a Alaska es el que puedo decir, no me decepcionó tanto y como tu dices, de vez en cuando me hizo cuestionarme algunas cosas, pero nada demasiado WAO.

    Me gustó mucho tu reseña,
    En abrazo♥

    ResponderEliminar
  3. No conocía al autor, ni el libro, me llamó la atención el título pero me ha encantado tu descripción y las frases seleccionadas, va a la lista de libros para leer. Gracias =)

    ResponderEliminar

Hola, gracias por comentar :)
Por favor, si vas a poner un SPOILER, asegurate de avisar antes.
Procura no usar malas expresiones.
Gracias :)